PERO… SI ME PONGO PROTECCIÓN SOLAR 50+ NO ME VOY A PONER MORENO

Empieza la época estival y con ella el calor, el sol, la piscina, la playita… entonces nos acordamos de que debemos echarnos crema solar para protegernos del sol, cosa que deberíamos hacer todo el año, pero bueno, eso  lo vamos a dejar para otro momento…

En la farmacia estamos acostumbrados a aconsejar protecciones solares altas y, aunque los clientes asumen cada vez más la necesidad de protegerse bien del sol, todavía hay mucha gente que se asusta cuando oye hablar de protección 50. Pero,¿¿¿ cómo 50???  Si yo no me quemo nunca… Así no me voy a poner moreno… Son algunas de las excusas que oímos todos los días.

Pues bien, ahora os vamos a rebatir todas esas disculpas y os vamos a intentar convencer de que con una protección adecuada al fototipo de vuestra piel vais estar bien protegidos de la radiación solar sin sacrificar un bonito bronceado.

Antes de entrar en materia, unos conceptos básicos que nos vendrá bien conocer para ser conscientes de la importancia de proteger bien la piel del sol.

Las radiaciones ultravioleta son las que tienen efectos a nivel biológico. Distinguimos tres tipos: UVA , UVB y UVC.  Los UVA llegan a niveles más profundos de la dermis y son los responsables del envejecimiento de la piel y del melanoma. Los UVB penetran en la epidermis y provocan el eritema solar (es decir, la quemadura solar) y el tan ansiado bronceado. Los UVC son muy dañinos pero gracias a la capa de ozono no llegan a la superficie terrestre, aunque al paso que vamos tendremos que empezar a preocuparnos también por estas radiaciones.

La intensidad de la radiación UV varía dependiendo de muchos factores ( altitud, clima, superficie…) pero se considera que tiene su valor más alto al mediodía y en ausencia de nubes, así que ojo todos aquellos a los que os gusta aprovechar esas horas para “poneros más morenos”.

El factor de protección solar (FPS) es el que determinará el tiempo que puede estar expuesta cada persona sin sufrir eritema solar, y cada individuo debe ser consciente de la sensibilidad que tiene a la exposición solar y saber el tiempo que puede estar expuesto a la radiación solar sin sufrir quemaduras. Por lo tanto, recordad que todas las medidas que se puedan tomar para protegerse del sol son pocas.

Las consecuencias nefastas que puede tener el sol no son pocas. Unas son visibles, como es el caso de las quemaduras solares, el envejecimiento paulatino de la piel y el desarrollo de cataratas por no proteger los ojos del sol. Otras invisibles, los carcinomas o melanomas (osea, cáncer cutáneo).

Bueno y ahora vamos a lo que nos interesa. ¿Me voy a poner moreno con una crema de protección solar 50+? Por supuesto. La única diferencia que vas a encontrar respecto a una de baja protección o a no usar nada (si, si, todavía hay gente que no usa protector solar, te lo puedo asegurar) es que tu bronceado va a ser más paulatino y con ello, más duradero, sin manchas y sin quemaduras solares. Tu piel lucirá más joven y bonita. ¿No te parece que te hemos dado argumentos suficientes como para protegerte adecuadamente?

farmacia online Raquel Domínguez
Raquel, farmacéutica titular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.